Alimentación
09-05-2017

Biberones de leche de arroz

La lactosa es el azúcar natural presente en la leche de los mamíferos. Por tanto, la encontramos en la leche de vaca, cabra, oveja...Y, ¡Sí! en la leche materna.

La lactosa es degradada por la enzima lactasa en el intestino delgado. Ser intolerante a la lactosa implica que la actividad de la lactasa está disminuida. En sí, no es una enfermedad. Pero, si la molécula lactosa llega al intestino grueso intacta, se producen fermentaciones y los síntomas clásicos de la intolerancia a la lactosa.

En los recién nacidos el correcto funcionamiento de la enzima lactasa es vital. Poco a poco, va perdiendo efectividad. Lo que parece bastante lógico, si pensamos qué sólo la especie humana sigue bebiendo leche en la edad adulta.

La intolerancia congénita (déficit congénito de lactasa) es genética, poco frecuente, es permanente y no se puede ingerir lactosa. La persona presenta síntomas en la primera exposición a la leche materna. La intolerancia secundaria (déficit secundario de lactasa): diferentes factores pueden provocar daño en el intestino (infecciones, fármacos,...), disminuir la producción de lactasa y derivar a una intolerancia a los productos lácteos. Si se trata, se puede regenerar la mucosa intestinal. Por tanto, es reversible. En este tipo, la sensibilidad varía de una persona a otra. Es recuperable.

Los síntomas de la intolerancia a la lactosa varían de intensidad según el grado de sensibilidad de la persona: dolor abdominal, distensión, flatulencias, diarreas, estreñimiento, vómitos... Puede causar otros síntomas si la afectación es sistémica: cansancio, dermatitis, cefalea, úlcera bucales, nerviosismo, reacciones alérgicas...

Es de especial importancia en los niños porque puede causar cuadros de desnutrición y retraso en el crecimiento.

Compartimos contigo una receta muy especial, para que si necesitas alternativas a la leche con lactosa para tu bebé, puedas preparar los biberones  de "leche de arroz". Esta crema ligera o leche vegetal, tiene propiedades muy interesantes para el buen desarrollo del bebé. En comparación con la leche maternizada procesada destacamos que es:

  • Energizante
  • Lubrica pulmones, intestinos, boca y garganta si hay sequedad
  • Recomendable para fortalecer un sistema digestivo débil
  • No es mucógena (las leches maternizadas son muy mucógenas)
  • Completa en nutrientes
  • Ideal para bebés, personas convalecientes de una cirugía, personas con gran cansancio y debilidad digestiva.

 

Nutrientes por 100mg de arroz integral

Calorías 350 kcal.    Yodo 2,20mg
Grasa 2,20 g.    Zinc 1,60mg
Colesterol 0 mg.    Magnesio 110mg
Sodio 10 mg.    Vit  B1 0,41mg
Potasio 238mg    Vit  B2 0.09mg
Fósforo 310mg    Vit  B3 6,6mg
Carbohidratos 74,10 g.    Vit  B5 1,50ug
Fibra 2,22 g.    Vit  B6 0,28mg
Azúcares 1,40 g.    Vit  B7 12ug
Proteínas 7,25 g.    Vit  B9 49ug
Hierro 1,70mg    Vit E 0.74mg
Calcio 21mg    Vit K 1ug

 

Leche de arroz

La leche de arroz que preparamos, además de arroz integral de 2 tipos, contiene semillas de sésamo y alga kombu. Ambos aportan al conjunto minerales y ácidos grasos esenciales. Una cucharada sopera (28gr) de semillas de sésamo equivale a: 160kcal, 5gr de proteína, 7gr hidratos de carbono, 14gr de grasa, 280mg calcio, 4mg de hierro, 2mg de zinc. El alga kombu es rica en calcio, hierro, yodo, Vit A y Vit C (100g de alga seca equivale a 800mg, 15mg, 300ug, 430mg y 11mg respectivamente).

Entre las propiedades de la leche de arroz está su alto contenido en hidratos de carbono de absorción lenta, Omega -3 y Omega-6, vitaminas del grupo B y E, así como calcio, hierro y proteínas.

La leche de arroz que te presentamos es ideal para complementar la lactancia materna o como alternativa a la leche maternizada procesada. A partir de los 6 meses, es necesario incorporar cremas de cereales, verduras, frutas... para que la alimentación del niño sea rica en nutrientes.

 

Ingredientes

  • 1/2 taza de arroz integral y 1/2 taza de arroz dulce
  • 7-10 medidas de agua mineral
  • 3 cms de alga kombu
  • 1 cucharada sopera de semillas de sésamo tostadas y trituradas
  • melaza de arroz (opcional)

 

Se hace así

Hervir el arroz en la olla a presión durante 90 minutos (habremos introducido en la olla el alga kombu y el arroz)

Verter el arroz cocinado en un colador de malla fina  de acero inoxidable y aplastar el arroz con la ayuda del mortero. Puedes aplastar también el trozo de alga kombu, para que se mezcle con la cremita.

Para preparar un biberón o un bol, añadir a la masa obtenida las semillas de sésamo (tostado y triturado). Las semillas son imprescindibles en cada preparación.

Si se deseas endulzar añadir 1 cucharada de postre de melaza de arroz.

Puedes preparar la crema de los biberones de todo el día de una vez, y luego calientas las distintas tomas al baño María.

 

Trucos

Se puede preparar la crema base para 2 días y guardar en la nevera e ir sacando para preparar cada biberón (incorporaremos las semillas se sésamo en cada toma). La frecuencia de las tomas es de 2-5 horas los primeros meses.

Cuando el bebé es más mayorcito cambiamos la leche de arroz por crema de arroz, en lugar de pasarla por el colador fino la pasaremos por el pasapurés.

 

¿Quieres aprender más sobre las propiedades de los alimentos? El P8S te da las herramientas para que aprendas durante 8 semanas a gestionar tu dieta y tus hábitos. No dejes escapar la edición de verano ¡Empezamos el 1 de junio! 

Comparte  
Consejos
Alimentación , Salud y hábitos
Paisaje del mediterráneo. Pueblo en colina al lado del mar
02-04-2014

Dieta mediterránea para mantener la mente joven

Podría retrasar la aparición de la demencia senil y el Alzheimer.
Leer más
Noticias
Alimentación , Salud y hábitos
Esquema de dieta saludable elaborado por Harvard
03-04-2014

Harvard limita la leche en la dieta saludable

Los científicos de esta prestigiosa universidad recomiendan basar la alimentación en cereales integrales, proteínas saludables, verduras y frutas.
Leer más
Noticias
Alimentación , Salud y hábitos
Tarta de frutos del bosque
03-04-2014

Endulza tu vida ¡sin azúcar!

Los azúcares industriales y refinados son perjudiciales para la salud, pero no es necesario renunciar al sabor dulce en la dieta.
Leer más
Consejos