Alimentación , Salud y hábitos
12-06-2017

Claves para tener un vientre plano

 

1. Comamos alimentos que incorporen fibra

La función principal de la fibra consiste en ayudar a eliminar los desperdicios a través de los intestinos. Hay 2 tipos de fibra en los alimentos: la soluble y la insoluble. La primera tiene la propiedad de incrementar el volumen de las heces al mismo tiempo que ayuda a regular los niveles de glucosa en sangre y de colesterol. Y se encuentra principalmente en vegetales y frutas.

Por otro lado, la fibra insoluble ayuda a mantener los intestinos limpios y en buen funcionamiento, y también ayuda a excretar las toxinas acumuladas en el organismo. Podríamos pensar en ella como una escoba que limpia nuestros intestinos. Se encuentra principalmente en las partes externas de los vegetales y frutas; y también en el salvado, el germen que cubre el grano integral. La fibra insoluble tiene la capacidad de incrementar el tamaño de las heces y el tránsito intestinal, porque tiene la propiedad de absorber agua, por lo que es importante que bebamos suficiente líquido a lo largo del día. La fibra dietética también tiene la capacidad de estimular la fermentación bacteriana durante el proceso digestivo.

Si hacemos una dieta baja en fibra alimentaria, ¿qué nos pasa?

Tenemos dificultad para la correcta eliminación de los tóxicos, favorecemos que la comida permanezca más tiempo en los intestinos, con lo que se acumulan los desperdicios en las paredes del colon y no se eliminen adecuadamente, y pueden ser causa de diversos problemas que van desde la sensación de pesadez, la distensión abdominal, el estreñimiento, la colitis, pasando por el cáncer de colon u otras enfermedades aparentemente no relacionadas con esta problemática.

Entonces, ¿ que alimentos debemos comer para evitarlo?

Más verdura, ensaladas, legumbres, fruta, frutos secos, cereales integrales y  beber suficiente líquido al día, ya sea agua, caldos vegetales, zumos de fruta, infusiones… Comiendo así aprovechamos lo que nos aporta el alimento completo, tal como nos lo ofrece la naturaleza.

La mayoría de las personas que hacen una dieta rica en alimentos refinados, resuelven la falta de fibra alimentaria añadiendo salvado a sus comidas. Esta puede ser una solución puntual, pero lo más recomendable en estos casos es modificar progresivamente la alimentación incorporando cereales integrales, legumbres y verduras.

 

2. Procuremos cuidar nuestra flora intestinal.

Un consumo abusivo de alimentos refinados, azucarados, acompañados por un exceso de proteína animal, en detrimento de los alimentos como son los vegetales, los germinados, los alimentos fermentados, los cereales enteros, las frutas, los frutos secos y las semillas oleaginosas, da lugar a una flora intestinal putrefactiva. La digestión de los alimentos vegetales e integrales producen una flora fermentativa, mucho mas saludable para los intestinos.

Otros factores que alteran el equilibrio delicado de la flora intestinal son el estrés, la contaminación ambiental y los medicamentos.

Los intestinos juegan un papel importante en la eliminación de toxinas y de impurezas y en la absorción de los nutrientes que provienen de la alimentación. Según su estado, la mucosa intestinal realizará esta absorción mejor o peor. Si no se produce la eliminación diaria de heces, se puede alterar la salud intestinal, pueden aparecer problemas de permeabilidad intestinal y verse favorecida la entrada de sustancias tóxicas en el torrente sanguíneo. Aquí es cuando empiezan los problemas de las intolerancias.

Así pues, la dieta más saludable para el equilibrio intestinal es la más extendida a lo largo de nuestra historia, y la que acompañamos a introducir a lo largo del Programa de 8 semanas de  ¡Siéntete Radiante!: una cantidad generosa de vegetales, hortalizas y raíces, cereales integrales y frutas como fuente de hidratos de carbono, fibra, vitaminas y minerales; una pequeña cantidad de proteína procedente de pescados y carnes de calidad, y una pequeña dosis de grasas provenientes de semillas y frutos secos.

 

Como tan a menudo os decimos, aprender a comer bien va mucho más allá de conocer algunas recetas saludables; es la clave para prevenir problemas de salud y para sentirnos ligeras, vitales y llenas de energía.

Nuestra motivación es ayudarte a conocer cómo comer y cocinar los alimentos saludables y acompañarte a integrar los cambios de forma progresiva.¡Vale mucho la pena! Infórmate de cuando empezamos la próxima edición.

Comparte  
Consejos
Alimentación , Salud y hábitos
Paisaje del mediterráneo. Pueblo en colina al lado del mar
02-04-2014

Dieta mediterránea para mantener la mente joven

Podría retrasar la aparición de la demencia senil y el Alzheimer.
Leer más
Noticias
Alimentación , Salud y hábitos
Esquema de dieta saludable elaborado por Harvard
03-04-2014

Harvard limita la leche en la dieta saludable

Los científicos de esta prestigiosa universidad recomiendan basar la alimentación en cereales integrales, proteínas saludables, verduras y frutas.
Leer más
Noticias
Alimentación , Salud y hábitos
Tarta de frutos del bosque
03-04-2014

Endulza tu vida ¡sin azúcar!

Los azúcares industriales y refinados son perjudiciales para la salud, pero no es necesario renunciar al sabor dulce en la dieta.
Leer más
Consejos