02-12-2016

Descubre por qué te apetecen las harinas

Cuando se tiende a comer mucha harina, pan o bollería, estamos buscando coherencia, buscamos conectar con el momento presente. Sin embargo, produce el efecto contrario: mayor desconexión y disgregación del pensamiento, fantasear, y se acentúa la falta de contacto con la realidad. De hecho, se genera un círculo vicioso, porque se busca coherencia masticando harinas y cada vez se está más disperso. Los harinas integrales, aunque son menos acidificantes que las refinadas, producen el mismo efecto.

Fuente: Jorge Pérez-Calvo

Comparte  
Consejos