Psicología y emociones
19-03-2017

Te proponemos un Reto Radiante

Demasiado a menudo ando con prisas. 

Me apresuro de una tarea a la siguiente, hay días en que empiezo con la sensación de prisa nada más levantarme, me impaciento para acabar mi meditación, tengo prisa al preparar los desayunos, voy corriendo a mis reuniones de trabajo, siempre ansiosa por terminar la tarea que tengo entre manos para empezar la siguiente. Te estarás preguntando, ¿cómo es que me dice esto una mujer que siempre escribe sobre hacer las cosas con presencia, tomar conciencia y cuidarse de dentro hacia afuera?

Cuando me siento a escribir, lo hago siempre conectando con mi propia experiencia y me sirve para reflexionar sobre mi vida. Ello se convierte en la materia prima de todo lo que comparto contigo. Que yo conozca bien las claves para estar en el mundo con salud y equilibrio interno, no significa que siempre las pueda aplicar... soy muy consciente de que no vivo con toda la presencia y serenidad que quisiera... y escribirte me ayuda a reflexionar sobre ello. 

Me doy cuenta cada día, de que compartir con otras mujeres, me ayuda a renovar mi motivación por mejorar. Si somos muchas que ponemos la intención en un mismo propósito, es más fácil conseguirlo. Esta visión de ir creando una comunidad, de ir tejiendo una red de mujeres que comparten el propósito de mejorar cada dia, me estimula. Y se me está ocurriendo algo... ¿qué te parece si nos ponemos como reto, que tú y yo nos tomemos la vida con un poco más de calma?

Vamos a desgranarlo, para que nos sea más fácil a todas.

 

¿Qué es lo que nos pasa? ¿Por qué tantas prisas?

Al reflexionar sobre ello, en mi caso creo que es porque mi mente tiene una tendencia a “querer más”. Cuando mi mente encuentra algo que le gusta, siempre quiere más. No me parece que sea algo malo, porque la intención de fondo es buena. Soy consciente de que la vida pasa y es breve, y quiero aprovecharla. 

Pero no me siento bien con esta sensación de siempre estar buscando buenas sensaciones, buenos momentos, aportar más, saber más, interactuar más. ¿Por qué? Porque me cansa y me pierdo los pequeños momentos.

Tengo que estar vigilante a esa tendencia a precipitarme hacia delante, siempre buscando mejorar, buscando los grandes momentos. Me voy a proponer el reto de pararme a menudo, y disfrutar de lo sencillo. De lo que tenga entre manos. Sin dejarme llevar por la sensación de que hay algo más por hacer, algo mejor esperando.

Y te propongo que lo hagamos juntas. Hagámoslo durante las próximas 2 semanas, y entonces vemos qué ha pasado, cómo nos hemos sentido. Para hacerlo, te pongo algunos ejemplos de lo que me pasa a mí, que a lo mejor te ayudan en el reto, son pistas para que puedas estar atenta:

  • Vigila cuando estés resolviendo una tarea, y quieras resolver otras 3 ó 4 a la vez, ser muy eficiente con tu tiempo.
  • Vigila cuando intentas que todo quepa en el día: tus tareas, tu meditación, una sesión de yoga, un rato con tu pareja, con los hijos, comprar, cocinar, responder a todos los emails, watsapps, mensajes en RRSS, llamar o visitar a tus padres, y mantener tu agenda actualizada.
  • Vigila, si te pasa, como a mí, que cuando preparo una receta, me miro todas las variantes, compro los ingredientes en los sitios que considero los mejores, la preparo, la presento, siempre con la idea de que salga mejor esta vez. Esto puedes extrapolarlo a cualquier otra actividad: planear un viaje, una reunión, un proyecto.

No es que esté mal, pero si lo reviso bien, en el fondo siempre está presente la misma demanda: quiero más, no estoy satisfecha con lo que ya he hecho, no me paro a disfrutar porque siempre estoy en búsqueda de algo mejor. Y me apresuro, intentando que haya espacio para todo, intentando maximizar cada día, cada momento.

 

¿Y cómo conseguiremos superar el Reto?

Vamos a enfocarnos en lo que ya tenemos, no en lo que queremos alcanzar. Y para ello, usaremos un arma infalible: el AGRADECIMIENTO. 

Nos vamos a parar y a agradecer lo que damos por descontado. Agradeceremos despertarnos cada mañana. Agradeceremos estar sanas. Agradeceremos el espacio y el tiempo para meditar, si lo hacemos. El bol de cereales del desayuno, lo saborearemos y nos pararemos a disfrutarlo. En el camino hacia el trabajo, disfrutaremos del sol en la cara en el semáforo, agradeciéndolo. Agradeceremos el trabajo de los que nos rodean, las comodidades de la ciudad, los árboles que nos encontremos y cada sonrisa que nos dediquen. 

El agradecimiento nos situará en el momento presente, nos llevará a sentir más y a pensar menos. Nos ayudará a apreciar los momentos entre las cosas. Son tan importantes como la próxima tarea. Agradecer nos apartará de estar tan centradas en nosotras mismas, a no estar tan enfocadas en hacer y hacer compulsivamente.

El espíritu del agradecimiento nos llevará a darle al momento plena atención, sintiéndolo completamente y abriendo nuestro corazón. Esto es un antídoto al espíritu cotidiano de correr, hacer, más, más...

Me propongo practicar desde hoy el espíritu del agradecimento y lo haré sobre todo, cada vez que note que mi mente se desata. En ese momento, llevaré mi atención a ese momento, y agradeceré con todo el corazón lo maravilloso de estar ahí, compartiendo, sintiendo, siendo.

¿Lo hacemos juntas? ¡Venga! ¿Te imaginas que seamos muchas mujeres las que hagamos esto a la vez? ¿Qué puede pasar? Seguro que algo bueno. Cuéntamelo, que compartir experiencias nos enriquece (si quieres escribir y compartir con las demás tu experiencia en este Reto, puedes hacerlo escribiendo un correo a info@sienteteradiante.com, o a través de Facebook e Instagram con el #retoradiante)

Yo empiezo ya... te agradezco tu tiempo y sobre todo ¡que formes parte de esta red de mujeres radiantes!.

Un abraro, Pilar.

Comparte  
Consejos
Psicología y emociones
Mujer con los brazos alzados hacia el cielo
13-04-2014

Mejora tu autoestima

Tú eres una persona valiosa y tienes muchos motivos para estar orgullosa de ti misma.
Leer más
Consejos
Psicología y emociones , Salud y hábitos
27-08-2014

La felicidad rejuvenece

Entrevista a Rafael Santandreu, psicólogo y divulgador que reparte su trabajo entre la psicoterapia con pacientes, su gran pasión, y la divulgación a través de libro y programas de televisión.
Leer más
Entrevistas
Psicología y emociones
09-02-2015

Vive con pasión y ofrece lo mejor de ti misma

Estamos en este mundo para mejorar como personas, venimos aquí para aprender y para dar lo mejor de nosotras mismas. El objetivo de nuestra vida es conseguir la claridad de la mente y la bondad del corazón. Es una certeza que para ser felices no tenemos que mirar hacia fuera, sino hacia dentro.
Leer más
Consejos