Alimentación
21-01-2018

Alimentos para lucir una piel radiante

La piel es una gran barrera protectora del cuerpo que nos protege de los continuas agresiones externas. Una piel radiante y saludable no sólo es fruto de una buena genética o el uso de cosméticos. Es importante cuidar la piel desde dentro, mimando la dieta para tener los nutrientes esenciales que beneficien a nuestra. Importantísimo, es proteger la piel del frío, de los rayos ultravioletas y la contaminación.

En concreto, la piel de nuestra cara es el "reflejo del Shen" que en MTC es el espíritu de corazón y está relacionado con nuestra vitalidad y consciencia. Un rostro rosado, brillante y limpio indica una buena oxigenación y buen tono energético de todo el cuerpo.

 

¿Qué factores son determinantes para cuidar nuestra piel?

  • Alimentación
  • Hidratación
  • Aporte de omegas
  • Dormir
  • Ejercicio físico
  • Evitar tóxicos: tabaco, alcohol...
  • Protegerse de agentes externos: frío, sol, contaminación
  • Higiene y cosmética natural
  • Suplementos naturales

¡Siéntete Radiante! da mucha importancia a la alimentación: libre de tóxicos, bien balanceada y nutricionalmente rica en vitaminas, minerales, antioxidantes y oligoelementos. Los cereales integrales en grano -ricos en fibra y vitaminas del grupo B-, constituyen la base de la alimentación. El consumo de proteínas vegetales -que tienen menor residuos y por tanto, producen menos inflamación que la proteína animal-algas, ricas en alginatos que ayudan a la detoxificación de la sangre, linfa..., semillas, aceites, verduras y frutas ecológicas.

Es básico introducir en la dieta verduras de hoja verde: las espinacas, las acelgas, los espárragos trigueros, las alcachofas, las endibias, el diente de león, la achicoria y también del apio, el apionabo, el hinojo, el nabo, los rabanitos o los germinados Las crucíferas (col, brócoli, col lombarda...) son un grupo importantísimo ya que los aminoácidos sulfurados favorecen la detoxificación hepática, del intestino, la linfa y la sangre.

Es básico una buena hidratación, beber suficiente cantidad de líquidos, de 1,5 a 2 litros de agua mineral diarios para favorecer la hidratación celular y la eliminación de las toxinas.

Podemos prepararnos tés, infusiones, aguas aromatizadas, caldos de verduras a los que se pueden añadir alga kombu, daikon -nabo seco japonés-, o setas shiitake si queréis hacerlos más depurativos. Las infusiones depurativas del hígado, de la sangre y, por tanto, de la piel es interesante beberlas si hemos tomado fármacos o hemos tenido desajustes en la dieta: alcachofera, boldo, cardo mariano, cola de caballo, ortiga verde, vara de oro, zarzaparrilla, caléndula grosellero negro, grama, hierbaluisa.

La piel está recubierta de un manto lipídico que se encarga de mantener la hidratación, nos protege de exterior y evitar que nos “sequemos”, que nos deshidratemos; por tanto, es conveniente aportemos hidratación con El correcto aporte de ácidos grasos esenciales Omega 6 y el Omega 3 se obtiene de las semillas (calabaza, girasol, sésamo, aceites de primera presión en frio como el de oliva, sésamo, linaza...), frutos secos crudos y ligeramente tostados (nueces, almendras, piñones...).

El cuerpo necesita unas horas de descanso para realizar una correcta detoxificación, regeneración tisular y el drenaje linfático. Debemos dormir un mínimo de 8 horas diarias. Tener un sueño profundo y reparador se refleja directamente en nuestra piel.

Practicar ejercicio físico de manera regular, para tener una buena activación de la circulación sanguínea y linfática, potenciando que las toxinas vayan hacia abajo y podemos evacuar a diario, y activar la transpiración-la piel es un órgano importante de eliminación de toxinas-.

Abandonar hábitos tóxicos como el tabaco, el alcohol, especialmente el de alta graduación y destilados, y siempre que sea posible también el café. ¡Por supuesto, ya no tomamos azúcar!

Protegernos de agentes externos: frío, rayos ultravioletas (el sol) y la contaminación.

Usar productos de higiene personal y cosmética de calidad, ecológicos, sin conservantes ni productos químicos.

 

¿Puedo beneficiarme de suplementos específicos?

  • Verde de cebada germinada, es un gran detoxificante hepático, de la sangre y la piel; ayuda especialmente con el acné y las rojeces y eczemas.
  • Aceite de Onagra, favorece la hidratación interna, además de ser un regulador hormonal, con lo que nos ayudará a tener una piel más tersa, elástica e hidratada.
  • Betacaroteno, especialmente indicado para preparar la piel para el verano, ya que activan la melanina.
  • Alga espirulina, se considera un súper nutriente por su alto contenido en minerales, vitaminas y altamente proteínica; con lo que nos ayudará a fortalecer la sangre. 
Comparte  
Come para ser mejor
Alimentación , Salud y hábitos
Paisaje del mediterráneo. Pueblo en colina al lado del mar
02-04-2014

Dieta mediterránea para mantener la mente joven

Podría retrasar la aparición de la demencia senil y el Alzheimer.
Leer más
Prensa y noticias
Alimentación , Salud y hábitos
Esquema de dieta saludable elaborado por Harvard
03-04-2014

Harvard limita la leche en la dieta saludable

Los científicos de esta prestigiosa universidad recomiendan basar la alimentación en cereales integrales, proteínas saludables, verduras y frutas.
Leer más
Prensa y noticias
Alimentación , Salud y hábitos
Tarta de frutos del bosque
03-04-2014

Endulza tu vida ¡sin azúcar!

Los azúcares industriales y refinados son perjudiciales para la salud, pero no es necesario renunciar al sabor dulce en la dieta.
Leer más
Tu sí que puedes