Alimentación , Salud y hábitos
14-07-2014

Batidos vegetales: fuente de nutrientes y regeneración

Cuidarnos o no está en nuestras manos, igual que hacerlo mejor o peor. Las mujeres deberíamos ser ambiciosas y tener coraje para alcanzar la mejor versión de una misma. Debemos confiar en nuestro potencial y hacer los cambios que sean necesarios para que el cuerpo, la mente, las emociones y el espíritu estén siempre radiantes.

Podríamos definir algunos principios básicos para vivir de forma saludable y sentirnos radiantes, y uno de ellos, de los primeros, sería el de alimentarse de forma saludable.

Una alimentación equilibrada es la base para un estado físico y mental igualmente equilibrado. Existen alimentos que nos ayudan, y otros que nos intoxican, nos cansan y nos envejecen.

Nuestra dieta influye directamente en la calidad de nuestra sangre, de nuestros tejidos, de nuestros órganos, de nuestro sistema nervioso, que influye directamente en nuestro estado emocional. O sea que lo que comemos y bebemos, ¡afecta también a nuestras emociones!

Teniendo en cuenta esta premisa, es clave conocer qué efectos producen los distintos alimentos sobre el organismo: ¿nos aportan energía?, ¿nos la drenan?, ¿nos nutren?, ¿nos roban minerales?, ¿nos calientan?, ¿nos enfrían?, ¿nos ayudan a concentrarnos?, ¿nos tensan?, ¿nos relajan?, ¿nos envejecen?, ¿nos ayudan a conservar los fluidos y los tejidos hidratados?...

Si conocemos las propiedades de las alimentos y sus efectos podremos escoger en cada momento los que es más adecuado en función de cómo estemos y lo que queramos conseguir. Por ejemplo, hablemos de las bebidas vegetales.

Las frutas y las verduras deberían constituir buena parte de nuestra dieta diaria. Tanto de unas como de otras, deberíamos consumir las del lugar donde vivamos y de la estación en la que estemos, para favorecer la adaptación del organismo al medio. Desde un punto de vista energético, la fruta y la verdura son alimentos centrados, es decir, alimentos que no producen los efectos no deseables de expansión o contracción extrema en el organismo.

Podemos clasificar las verduras en raíces ( zanahoria, nabo, chirivía, rábano..), que serían las más contractivas, y por lo tanto tonificantes, las redondas ( calabaza, col, coliflor..), muy nutritivas y armonizantes, de tallo (puerro,  apio..), más movilizantes y depurativas, y de hoja ( acelga, espinaca, berros). Hay muchos tipos de hojas verdes: espinacas, hojas de remolacha, hojas de zanahoria, lechuga de todo tipo (evitando la iceberg que no tiene casi nutrientes), acelgas, hoja del apio, endivias, perejil, cilantro, hoja de la coliflor, col rizada, berza y muchas más... Busca las hojas verdes oscuras, son más expansivas y con mayor aporte de clorofila.

Las frutas, las podemos clasificar en frutas de árbol (plátano, melocotón, manzana, pera, granada…) en general las más expansivas y sedantes, de tierra (sandía, melón, fresa..) y bayas (moras, frambuesas, arándanos...) que serían las más concentradas en minerales de entre todas las frutas.

Usaremos las propiedades de cada grupo según el efecto que queramos conseguir con los batidos vegetales.

Un batido vegetal, en general, aportará vitaminas, antioxidantes, minerales (sobre todo si incorpora verduras) y fluidos. Todo ello reconstituye y proporciona a las células el aporte alcalino para limpiar y depurar de forma natural el cuerpo.

Además de esto, que no es poco, podemos usar las bebidas vegetales para regenerarnos y así ayudar al organismo a  envejecer lo justo, lo biológicamente natural, y evitar el envejecimiento acelerado que provocan una mala alimentación y una vida estresada.

Podemos echar manos de los batidos antiedad para combatir este proceso interno. ¡Vamos a diseñar unos cuantos! ( añade la cantidad de agua mineral que sea necesaria para que los batidos queden con la consistencia deseada)

  • Zanahoria, naranja, limón, apio: ideal para la piel en verano y depurativo.
  • Rábano, zanahoria, remolacha cocida, limón: un zumo lleno de carotenos.
  • Pepino, espinaca, apio, menta: rico en clorofila y fibra, y muy refrescante.
  • Acelgas, apio, zanahoria, hojas de rábano, manzana: muy depurativo, movilizante.
  • Verde de cebada (en polvo), estevia: especialmente bueno para depurar y nutrir el hígado, muy nutritivo y relajante.
  • Perejil, limón, menta, estevia y hielo: muy refrescante y depurativo.

Una recomendación importante: si cuando tomas tus batidos vegetales, sientes que se te hincha la barriga, o aparecen los molestos gases, es adecuado añadirle una pizca de sal, y darle un hervor de un minuto. En este caso, se deja enfriar y será un batido vegetal con sus propiedades pero más digestivo.

¡Experimenta y prueba varias combinaciones hasta encontrar las que más te gusten!

 

Comparte  
Tu sí que puedes
Alimentación , Salud y hábitos
Paisaje del mediterráneo. Pueblo en colina al lado del mar
02-04-2014

Dieta mediterránea para mantener la mente joven

Podría retrasar la aparición de la demencia senil y el Alzheimer.
Leer más
Prensa y noticias
Alimentación , Salud y hábitos
Esquema de dieta saludable elaborado por Harvard
03-04-2014

Harvard limita la leche en la dieta saludable

Los científicos de esta prestigiosa universidad recomiendan basar la alimentación en cereales integrales, proteínas saludables, verduras y frutas.
Leer más
Prensa y noticias
Alimentación , Salud y hábitos
Tarta de frutos del bosque
03-04-2014

Endulza tu vida ¡sin azúcar!

Los azúcares industriales y refinados son perjudiciales para la salud, pero no es necesario renunciar al sabor dulce en la dieta.
Leer más
Tu sí que puedes