Hogar, plantas y animales , Salud y hábitos
19-02-2016

¿Cómo nos afecta en la salud la presencia cotidiana de agentes químicos?

la presencia de químicos

Podríamos afirmar que nuestra gran deuda es con nuestra salud y la de nuestro entorno, es decir, con la de nuestro planeta; por lo que aquí nos interesa reflexionar sobre los principales problemas de salud relacionados con dichos agentes.

La salud es nuestro tesoro más preciado, y así como el planeta se "queja" por la acción desmedida que los seres humanos ejercemos sobre él, nuestro cuerpo también lo hace cuando la salud se ve perjudicada por diversos problemas derivados de los agentes químicos presentes en el medioambiente, hasta tal punto es así que cada vez se conocen más casos de personas afectadas por el hecho de estar en contacto con sustancias tóxicas.

Las investigaciones científicas relacionan los perturbadores o disruptores endocrinos -recordemos que son sustancias químicas, generalmente creadas por el hombre, que están presentes en los materiales de construcción y decoración, los alimentos, los productos de higiene personal y de limpieza, los insecticidas y ambientadores y, en definitiva, en nuestro organismo, lo cual desequilibra nuestras hormonas- con un amplio espectro de enfermedades:

  • Alteraciones y enfermedades neurológicas: autismo, perturbaciones del desarrollo neurológico y alteraciones conductuales, como el trastorno del déficit de atención e hiperactividad, etc., y enfermedades neurodegenerativas como la enfermedad de Parkinson.
  • Problemas cardiovasculares.
  • Salud reproductiva femenina: cáncer de mama, pubertad precoz, disminución de la fecundidad, etc.
  • Salud reproductiva masculina: infertilidad, malformaciones en los genitales de los bebés, disminución de la calidad del semen, mayor incidencia del cáncer de testículo y próstata.
  • Síndrome de sensibilidad química múltiple.
  • Trastornos del metabolismo: diabetes y obesidad.

Si miramos con la lupa cada uno de estos ítems, caeremos en la cuenta de que la exposición a la enorme variedad de tóxicos ambientales a la que estamos expuestos puede provocar en algunas personas la aparición de sensibilidad química múltiple, una afectación de difícil diagnóstico y que no tiene tratamiento específico. Quienes padecen este síndrome ven reducida notablemente su calidad de vida: sufren cansancio, picores en los ojos y la boca, dolores de cabeza, etc. Estos síntomas pueden iniciarse por la exposición a un solo producto químico presente en el medioambiente; por ejemplo, un tipo de insecticida que se utiliza para el control de plagas o un disolvente orgánico. Una vez iniciada la reacción a este desencadenante primario, la persona también puede enfermar por la exposición a desencadenantes secundarios, como son los productos de limpieza doméstica (lejía y afines), perfumes, desodorantes, pinturas, etc.; o sea que si la exposición a los agentes ambientales considerados seguros en dosis bajas se repite habitual y reiteradamente en el tiempo, puede resultar nociva.

La investigación en laboratorio con animales y los estudios epidemiológicos sugieren que la exposición humana a ciertas sustancias químicas sintéticas presentes en el ambiente puede jugar un papel importante en el desarrollo de la obesidad. Asimismo hay una evidencia creciente en la implicación de determinadas sustancias en la diabetes, principalmente a través de los alimentos y productos de consumo.

En cuanto al cáncer, podemos afirmar que tiene un largo recorrido, pues la primera noción que se tiene de dicha enfermedad viene de la mano de Percival Pott, un médico londinense que en 1775 declaró que el cáncer de escroto, tan corriente entre los deshollinadores, debía estar causado por el hollín -un carcinógeno que ha formado parte del ambiente durante siglos- acumulado en sus cuerpos.

En los pocos más de dos siglos que nos separan de esa observación hay un abismo ambiental, puesto que en la actualidad estamos expuestos a innumerables productos químicos peligrosos. Según Miquel Porta, coeditor de Nuestra contaminación interna: "El cáncer no es una lotería; si lo fuese, el mapa aparecería repartido de forma homogénea. Pero la realidad es que unos tienen más probabilidades que otros en función de su lugar de residencia, y la contaminación influye en la probabilidad de contraer cáncer; lo que equivale a decir que si bien los genes influyen mucho, la contaminación industrial es una factura que pagamos todos".

La invasión de los contaminantes químicos también se deja ver en un estudio realizado por el Institut Marqués sobre la calidad del semen de los jóvenes españoles, el cual indica que en las zonas más industrializadas es notablemente peor según los parámetros establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Dicho estudio muestra que si bien el declive de la calidad del semen es multifactorial (las alteraciones en el semen pueden originarse en el desarrollo embrionario, a través del cordón umbilical, por la exposición a los disruptores endocrinos), los contaminantes químicos presentes en el medioambiente juegan un papel muy importante en este descenso.

 

¿Qué impacto pueden causar los agentes químicos en generaciones venideras?

A estas alturas, teniendo en cuenta que la naturaleza no sabe cómo eliminar una bolsa de plástico flotando en el agua de un río, tal vez deberíamos preguntarnos si el organismo humano está preparado para eliminar, por ejemplo, los compuestos del plástico.

Ante este planteamiento, y volviendo a la pregunta inicial de cómo afecta a la salud la presencia cotidiana de agentes químicos, la respuesta nos la ofrece la realidad: en la década del sesenta, el problema fue la elevada exposición al DDT -un disruptor endocrino-, cuyas consecuencias se ven en la actualidad; ahora que el bisfenol A y demás están en el punto de mira, es probable que sus consecuencias se vean más adelante. Por eso, esta presencia química a la que nos referimos tal vez sea mayor de lo que nos imaginamos. Por lo cual es muy importante que todos estemos, en primer lugar, informados de esta realidad química, para luego poder cuidar nuestro organismo, manteniéndolo equilibrado, y también cuidar nuestro entorno, adoptando opciones de vida sostenibles, potenciando todo aquello que sea favorable para la salud y, en la medida de lo posible, dejando de lado todo lo que pueda ser nocivo para disminuir al máximo los riesgos. Todo esto es lo que iremos desarrollando a lo largo de estos artículos, que tienen como objetivo el que puedas ganar salud y bienestar en tu vida cotidiana.

En el siguiente artículo podrás leer sobre los contaminantes químicos en la alimentación, también incluiremos un decálogo bio que te guiará en la tarea, no siempre fácil, de encontrar alternativas sencillas, naturales y económicas.

Seguimos...  :-)

Comparte  
Tu sí que puedes
Alimentación , Salud y hábitos
Paisaje del mediterráneo. Pueblo en colina al lado del mar
02-04-2014

Dieta mediterránea para mantener la mente joven

Podría retrasar la aparición de la demencia senil y el Alzheimer.
Leer más
Prensa y noticias
Alimentación , Salud y hábitos
Esquema de dieta saludable elaborado por Harvard
03-04-2014

Harvard limita la leche en la dieta saludable

Los científicos de esta prestigiosa universidad recomiendan basar la alimentación en cereales integrales, proteínas saludables, verduras y frutas.
Leer más
Prensa y noticias
Alimentación , Salud y hábitos
Tarta de frutos del bosque
03-04-2014

Endulza tu vida ¡sin azúcar!

Los azúcares industriales y refinados son perjudiciales para la salud, pero no es necesario renunciar al sabor dulce en la dieta.
Leer más
Tu sí que puedes