Salud y hábitos
19-09-2016

El agua, valioso tesoro

Estamos aprendiendo a preocuparnos de nuestros alimentos, de aquello que desayunamos, almorzamos, comemos, merendamos, cenamos, cada día de nuestras vidas…., comenzamos tímidamente a mirar las etiquetas de los productos que compramos, incluso a veces seleccionamos productos procedentes de agricultura o ganadería biológica. Rechazamos las sopas con glutamato monosódico, o las olivas cargadas de conservantes "E…". Azúcares y colorantes frecuentemente son motivos para dejar en la estantería un apetitoso bollo, o una vistosa mermelada. Sin embargo: ¿quién se preocupa por el agua que bebemos cada día por litros, el agua donde nos bañamos y duchamos nosotros y nuestros pequeños, el agua que utilizamos para cocinar esos alimentos escogidos cuidadosamente?

Sorprendente líquido, del cual depende la vida misma. El agua es, con gran diferencia, el componente más abundante de los organismos vivos. El contenido en agua en nuestro organismo varía desde una pequeña proporción del 22 al 34 % en los huesos y los tejidos adiposos, un 70-80% en las diferentes vísceras, hasta llegar a un 82-94% en los tejidos nerviosos. El agua tal como la encontramos en la naturaleza, no es utilizable directamente para el consumo humano, porque, salvo en raros casos, no es suficientemente pura. A su paso por el suelo, por la superficie de la tierra o incluso a través del aire, el agua se contamina y se carga de materias en suspensión o en solución: partículas de arcilla, residuos de vegetación, organismos vivos (plancton, bacterias, virus), sales diversas (cloruros, sulfatos, carbonatos de sodio, calcio, hierro, manganeso...), materias orgánicas (ácidos húmicos, fúlvicos, residuos de fabricación), gases.

Y así se originan las diferentes identidades de agua. Su composición la determina e identifica. La proporción de minerales dará un sabor característico al agua. También lo hará la presencia de contaminantes químicos... Y en las aguas de suministro público, su sabor estará directamente relacionado con el tipo de tratamiento que se utilice para convertir nuestras aguas contaminadas, en aguas aptas para el consumo humano. El primer tratamiento al que se somete el agua de suministro público, en su proceso de potabilización, es la cloración. El cloro es el desinfectante más utilizado para eliminar la posible presencia de microorganismos, virus o bacterias. Es un sistema muy efectivo, aunque no el único. Es recomendable eliminarlo en el momento de beber, cocinar o ducharse.cSi se utilizan aguas de fuentes públicas sin tratar, manantiales, pozos privados, ríos, etc., es importante que sean filtradas y potabilizadas previamente. Las impurezas más frecuentes son materiales en suspensión, microorganismos, materia orgánica, color, sabor y olores extraños.

Nos gustaría comentar la tremenda necesidad que existe hoy en día, de cuidar nuestras aguas. No perdamos de vista su vital importancia aprendamos a conocerla y protegerla, ya que de ella depende nuestra existencia y ella será nuestra herencia para las próxima generaciones. Purificar un agua contaminada químicamente no es tarea fácil, y según sea el tipo de contaminación, el coste siempre es, incluso en el mejor de los casos, elevado.

Nuestra primera recomendación es y será siempre utilizar en los consumos domésticos los productos más biodegradables que encontremos en las tiendas; reciclar y recuperar aquello que nuestra región nos permita, y ser conscientes de  que todos los productos que echamos por el fregadero, el báter o la basura, aparecen luego en nuestros ríos, fuentes, manantiales, pozos, mares... y de ellos vuelve nuevamente a nuestros grifos... después de haber atravesado sofisticados y caros sistemas de purificación.

  • Utiliza detergentes sin fosfatos/polifosfatos, o con un porcentaje reducido de ellos.
  • No utilices indiscriminadamente esprays insecticidas.
  • Evita echar por los desagües: cera de coche, de suelos, quitamanchas, aceites de alimentación o de coche, pinturas, cualquier producto químico de toxicidad sospechosa.

Extracto de  "El Agua - Guía práctica para el consumidor"  (Libro I de M. Londner) agua@aguanatural.com

Comparte  
Tu sí que puedes
Alimentación , Salud y hábitos
Paisaje del mediterráneo. Pueblo en colina al lado del mar
02-04-2014

Dieta mediterránea para mantener la mente joven

Podría retrasar la aparición de la demencia senil y el Alzheimer.
Leer más
Prensa y noticias
Alimentación , Salud y hábitos
Esquema de dieta saludable elaborado por Harvard
03-04-2014

Harvard limita la leche en la dieta saludable

Los científicos de esta prestigiosa universidad recomiendan basar la alimentación en cereales integrales, proteínas saludables, verduras y frutas.
Leer más
Prensa y noticias
Alimentación , Salud y hábitos
Tarta de frutos del bosque
03-04-2014

Endulza tu vida ¡sin azúcar!

Los azúcares industriales y refinados son perjudiciales para la salud, pero no es necesario renunciar al sabor dulce en la dieta.
Leer más
Tu sí que puedes