Ejercicio y prácticas saludables
05-05-2014

El entrenamiento personalizado aporta agilidad, equilibrio y una vida sin dolor

El entrenamiento personalizado aporta agilidad, equilibrio y una vida sin dolor

Ana G. Robles es una entrenadora personal especialista en pilates y aeróbic. En esta entrevista desvela las claves para encontrar un buen entrenador personal que identifique las necesidades específicas de cada cuerpo.

 

¿Por qué elegiste esta profesión?

Empecé desde muy pequeña en el mundo de la danza estudiando varias técnicas, y ya con quince años a dar clases a niñas. Descubrí que me encantaba la docencia. En esa época se puso muy de moda la innovación de mezclar clases de baile con ejercicios tradicionales de gimnasia y decidí hacer las dos cosas. Ya de más adulta me decanté por las clases de gimnasia y vi que este era el mundo que me gustaba, indagar en el movimiento, en la corrección postural, y comprobar que el área de la fisiología del ejercicio y la nutrición se expanden constantemente. Siempre hay que ir mejorando y aprendiendo, constantemente es un reto.

 

¿Cuál es la parte más gratificante de la tarea de entrenadora personal?

Sin duda la satisfacción del cliente al ver resultados positivos en su cuerpo y su “mente”. Es importante tener un buen bagaje y experiencia y predicar con el ejemplo, y escuchar a las personas, saber “conectar” con ellas y observar qué entreno específico le va a esa persona. Sin duda ver el resultado de potenciar una actitud positiva ante la vida y ver cómo con tesón se  puede conseguir un cuerpo ágil, armónico y sin dolor.

 

¿En qué se diferencia el entrenamiento de mujeres del de los hombres?

Básicamente las diferencias son físicas. El entrenamiento de fuerza no varía, la principal diferencia en el desarrollo de fuerza es la testosterona, hormona anabólica por excelencia que hará que crezca el músculo. La mujer posee diez veces menos, por lo tanto el hombre desarrollará mayor masa muscular. Por regla general las mujeres prefieren entrenar fuerza junto con movimientos cardiovasculares, en cambio a los hombres les gusta más la fuerza máxima o submáxima en la sala de fitness. Sin embargo, hoy en día ya no es extraño ver a una mujer entrenar “fuerte” y a un hombre en una clase postural o de pilates, hay que erradicar tópicos.  La elasticidad es hasta un 10 % mayor en la mujer, igual que la movilidad articular y la laxitud ligamentosa. Disponemos de una cintura pélvica mayor, con lo cual presenta mayor movilidad. Las mujeres sudamos menos que los hombres, lo cual puede ser una ventaja en algunos deportes de resistencia  porque no nos deshidratamos con tanta facilidad. La diferencia más plausible es el tamaño. El hombre tiene un esqueleto más robusto, más denso y de mayor tamaño y también menos riesgos de lesiones en edad avanzada. En las mujeres, debido a la caída de los estrógenos, la osteoporosis se acelera más. También tenemos más estabilidad y equilibrio que el hombre porque el centro de gravedad está más bajo. Disponemos también de mayor habilidad en el aprendizaje motor, coordinación y ejecución técnica de los movimientos. Los hombres presentan menor cantidad de grasa, y nosotras, al tener la caja torácica más pequeña y por tanto el corazón más pequeño, tenemos menos cantidad de sangre y volumen sistólico, con lo cual tenemos menos capacidad cardiovascular. De todas maneras, repito, es importante erradicar clichés. Hoy en día muchas mujeres han conseguido récords muy parecidos a los de los hombres y ya no es tan extraño ver a una mujer practicar boxeo y a un hombre pilates.

 

¿Cuáles son las principales zonas del cuerpo que hay que fortalecer para garantizar una buena salud?

Es importante entrenar el cuerpo como un “todo”, pero tenemos que partir de la base de entrenar el “centro” (suelo pélvico, abdomen y espalda) para obtener mejores resultados y ahorrarnos lesiones y dolores.

 

¿Además del ejercicio muscular y los estiramientos, qué tipo de ejercicio aeróbico recomiendas?

No existe el ejercicio aeróbico ideal, sí aquel con el que uno se sienta a gusto y bien. Hay personas que necesitan ir a un gimnasio a correr en cinta o hacer elípticas, pero hay otras a las que simplemente les gusta bailar, ir andando al trabajo, correr en la playa o dar largos paseos. Lo ideal es variar y crear hábitos diarios. El aeróbico por excelencia es el “running”, pero atención: también hay que saber hacerlo bien. No todo el mundo está capacitado para ello, cuentan muchos factores.

 

¿Por qué es importante entrenar el suelo pélvico?

El suelo pélvico es un sistema de músculos y ligamentos que cierran el suelo del abdomen manteniendo en suspensión la vejiga, el útero y el recto en contra de la gravedad. Su debilitamiento puede provocar varios trastornos: incontinencia urinaria, caída de los órganos intraabdominales (prolapso) o disfunciones sexuales. El momento más importante para su entreno es el embarazo y el posparto, y sobre todo la menopausia, ya que se experimentan cambios hormonales que producen atrofia o hipotonía de la zona genital.

 

¿Nos puedes recomendar un ejercicio sencillo que pueda hacerse en casa para fortalecer el suelo pélvico?

Sentadas en una silla con la espalda bien estirada, intentar localizar los músculos del suelo pélvico movilizándolos, haciendo contracciones pequeñas, como si estuvieras sentada en el “wc” e intentaras cortar el pis. Hacer varios movimientos rápidos alternados con algunos lentos y profundos. Es importante no hacerlo cuando se está miccionando. Si lo cortamos podríamos dejar algún residuo y esto podría provocar infecciones.

 

¿Qué ventajas tiene trabajar con un entrenador personal? ¿En qué se diferencia de las clases en grupo que ofrecen la mayoría de gimnasios?

El buen entrenador escucha y sabe lo que le va a cada persona, crea un programa específico para ella, vigila todos sus movimientos. En las clases colectivas se aplican valores estándar donde muchas veces se realizan ejercicios contraindicados para según qué personas. No todas las personas son iguales, por tanto no todos los entrenos han de serlo.

 

¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de contratar a un entrenador personal?

En primer lugar quitarse de la cabeza que es caro e inútil. Al igual que no buscarías un abogado muy barato que te defienda ante una demanda o un cirujano en prácticas para que operara a tu hijo, el entreno personal no es barato. Hoy en día está todo muy difícil, pero si te tomas en serio tu salud y tu forma física, deberías hacerlo porque el entrenador acorta la curva de aprendizaje y de tiempo. Por consiguiente es una inversión. Aprendiendo las técnicas y ejercicios correctos puedes ahorrarte el 99,9 % de las lesiones y por tanto los dolores y pérdida de tiempo que conllevan. Es importante conectar con él porque va a saber escucharte. Un buen entrenador personal adora lo que hace y eso se transmite en una buena energía donde va a potenciar la autoestima y actitud positiva ante la vida que uno consigue con un cuerpo sano, ágil, armónico y sin dolor. Añade más años a tu vida y más vida a tus años.

Si quieres ponerte en contacto con Ana G. Robles, escríbele a este correo electrónico anitgar@hotmail.com

Comparte  
Entrevistas
Ejercicio y prácticas saludables , Salud y hábitos
Donna Eden y la portada de su libro Medicina energética para mujeres
13-04-2014

Medicina energética para mujeres

Obelisco publica el nuevo libro de Donna Eden, destinado a convertirse en un clásico de la salud femenina.
Leer más
Prensa y noticias
Ejercicio y prácticas saludables , Salud y hábitos
Pilar Benítez y Jutta Kellenberger
27-04-2014

La energía sexual es la medicina más poderosa que existe

Jutta Kellenberger cree que a través de las prácticas taoístas podemos ser bellas por dentro y radiantes por fuera.
Leer más
Entrevistas
Ejercicio y prácticas saludables , Salud y hábitos
Tu sí que puedes