Alimentación , Salud y hábitos
05-11-2014

Evita los pesticidas consumiendo alimentos ecológicos

Todas tenemos claro que nuestra salud depende básicamente de la cantidad de cereales, verduras y legumbres que incluyamos en nuestra alimentación. Sin embargo, la amenaza de los pesticidas nos obliga a prestar atención al origen de todos estos alimentos. 

Los pesticidas pueden tener un origen químico o biológico, y se utilizan para proteger los cultivos de plagas, enfermedades y malas hierbas. Aunque son considerados perjudiciales para el ser humano, las normativas y legislaciones de cada país son diferentes.

Afortunadamente, la Unión Europea es la que más productos antiplagas ha prohibido en los últimos años la DPA, un producto que se ponía a las manzanas y las peras para evitar que perdieran brillo antes de llegar al mercado. También ha restringido los productos importados de países donde no existe legislación relativa a los pesticidas. De todos modos, aún queda mucho por hacer.

¿Qué alimentos son tratados con pesticidas?
Las frutas, verduras y cereales como el trigo o el arroz suelen ser tratados con pesticidas. Hay que tener en cuenta que muchos animales son alimentados con piensos de origen vegetal, que también pueden haber sido tratados con estas sustancias, de manera que se transmiten directamente a la carne, la leche o los huevos.

El Environmental Working Group, una ONG dedicada a la protección de la salud del ser humano y el medio ambiente, distingue entre dos grupos de alimentos según el tratamiento de pesticidas que reciben: 

  • Manzanas, apio, pimientos, uvas, espinacas, lechuga, pepinos, patatas y arándanos. Estos son los alimentos que más absorben los pesticidas. Debemos comprobar que su origen sea de cultivo ecológico para asegurarnos de que no estén contaminados.
  • Cebolla, maíz, piña, aguacate, guisantes, espárragos, mangos, berenjenas, kiwi, melón, naranjas, sandía y champiñones. Estos son los alimentos que menos riesgo de contaminación tienen. Sin embargo, es conveniente siempre comprobar que sean ecológicos para estar tranquilas.

Los pesticidas y plaguicidas afectan principalmente a las personas que trabajan con ellos, ya que a la larga pueden presentar secuelas en su salud. El segundo grupo que más riesgo corre es el de los bebés y las mujeres embarazadas, así como los niños y adolescentes, ya que estas sustancias afectan al crecimiento, y también pueden transmitirse a través de la lactancia materna.

Estas sustancias afectan principalmente la salud de los pulmones, pueden ser cancerígenas, intoxicar el hígado o producir problemas en el sistema nervioso. También influyen sobre el sistema inmunitario, debilitándolo de manera que nos volvemos más vulnerables a los virus y las infecciones. Algunas incluso pueden producir malformaciones durante el embarazo o provocar esterilidad.

Productos de fábrica
Otra cuestión a tener en cuenta es que muchos de los alimentos manufacturados que suelen venderse en los supermercados están elaborados con productos que pueden contener pesticida, especialmente los “pastelitos” para los niños, así como los cereales industriales de desayuno. Si quieres evitar este riesgo, compra siempre los pasteles y bizcochos en panaderías ecológicas o en tiendas de productos naturales, o elabóralos tú misma con ingredientes de confianza.

¿Qué podemos hacer para evitar correr riesgos?
El mejor consejo que podemos darte es que siempre compruebes que las verduras, hortalizas, cereales y legumbres que compres sean de origen ecológico, es decir, que procedan de cultivos en los que no se han utilizado sustancias químicas ni para abono ni para plaguicida, y cuyas semillas no sean transgénicas.

Cuando vayas al mercado, no compres aquellas piezas de fruta o verdura que presenten suciedad, cortes o agujeros. Lávalas muy bien con agua y cocínalas a fuego lento. 

Si alguna vez compras en un supermercado convencional, pela bien toda la fruta y la verdura, aunque pierdas los nutrientes que contiene la piel. La mayor parte de los productos químicos quedan impregnados en la superficie. Si vas a consumirlos con piel, asegúrate de que son ecológicos.

Desecha las hojas exteriores de las verduras y consume la mayor variedad posible, para evitar exponerte a una sustancia en concreto durante mucho tiempo.

Otra manera de eliminar restos de productos químicos de frutas y verduras es dejarlas un rato en remojo en agua con sal marina. Este y otros sencillos trucos los encontrarás en el método ¡Siéntete Radiante!, para que tu día a día sea más sano y ¡también más práctico!.

 

Comparte  
Tu sí que puedes
Alimentación , Salud y hábitos
Paisaje del mediterráneo. Pueblo en colina al lado del mar
02-04-2014

Dieta mediterránea para mantener la mente joven

Podría retrasar la aparición de la demencia senil y el Alzheimer.
Leer más
Prensa y noticias
Alimentación , Salud y hábitos
Esquema de dieta saludable elaborado por Harvard
03-04-2014

Harvard limita la leche en la dieta saludable

Los científicos de esta prestigiosa universidad recomiendan basar la alimentación en cereales integrales, proteínas saludables, verduras y frutas.
Leer más
Prensa y noticias
Alimentación , Salud y hábitos
Tarta de frutos del bosque
03-04-2014

Endulza tu vida ¡sin azúcar!

Los azúcares industriales y refinados son perjudiciales para la salud, pero no es necesario renunciar al sabor dulce en la dieta.
Leer más
Tu sí que puedes