Salud y hábitos
08-02-2016

Los agentes químicos que nos rodean y nos intoxican

​​

Estamos tan encerrados por cosas que nos empujan y oprimen que nunca tenemos oportunidad, en medio de todas estas cosas dadas, de preguntarnos por quién nos son dadas. C. G. Jung.

El universo químico que nos rodea se ha vuelto cada vez más complejo a medida que la sociedad se ha desarrollado, en especial desde la revolución industrial, que cambió nuestras costumbres y el modo de consumo. Este progreso, del cual el hombre ha formado parte, fue buscado y nos ha permitido disfrutar de importantes avances científicos y tecnológicos, pero esta es una pregunta que suena cada vez con más intensidad ¿cuál es el coste que tenemos que pagar por el progreso y por la sociedad hiperconsumista en la que vivimos?

Todos y cada uno de nosotros somos responsables de preguntarnos y respondernos acerca del aire que respiramos, así como en qué tipo de sociedad queremos vivir, algo que compete también a los poderes públicos que votamos y que nos representan. Pero mientras esperamos que los gobiernos tomen cartas en el asunto, en lo que a agentes químicos presentes en el medioambiente se refiere, te invitamos a:

  • Estar concienciada e informada sobre los potenciales peligros a los que estamos expuestos, para que cada uno sea capaz de modificar los hábitos de consumo si así lo cree necesario.
  • Exigir normas de etiquetado en los productos que consumimos.
  • Conocer unos sencillos consejos prácticos, que son los que vamos a ir presentando en la Zona Privada como nuevo contenido del Método ¡Siéntete Radiante!, para minimizar los riesgos.

En este sentido, lo importante, como en muchas otras ocasiones, es utilizar el sentido común, llevar a cabo un consumo prudente y sostenible y dejar de lado las modas (alimentarias y de cualquier clase) que surgen de tanto en tanto, y acompañar todo esto con conciencia y sin caer en fatalismos.

Para ello, es fundamental que cada uno pueda hacer una evaluación de los contaminantes químicos que hay en nuestras viviendas y en los lugares de trabajo, también de los que hay en los alimentos, en la ropa, en los productos de limpieza, en los cosméticos y demás, para ver el impacto que esto tiene en nuestro organismo, en el aire, el suelo y el agua.

Hoy en día estamos expuestos a una cantidad cada vez mayor de sustancias químicas artificiales que proceden de diversas fuentes. Dichas sustancias perturban el desarrollo de las personas (ocasionando múltiples alteraciones de los sistemas nervioso, inmunitario y reproductor, que son el origen de numerosas enfermedades), actúan en dosis ínfimas y sus asociaciones aumentan los efectos nocivos.

Por medio de estos artículos, en los que te introduciremos de manera sencilla en el modo de lidiar con los agentes químicos que nos rodean, te invitamos a que te acerques a este universo, para que aprendas a cambiar tus hábitos, protegerte a ti y a tus hijos y adquirir un mayor bienestar; porque pocas cosas pueden ser más liberadoras que pensar que la solución está en las manos de cada una de nosotros: como ciudadanos y como consumidores que somos tenemos el poder de elegir las compras que hacemos a diario y, por lo tanto, de los productos que introducimos en nuestros hogares, en nuestra vida y en la de nuestros seres queridos.

 

¿De qué hablamos cuando hablamos de agentes químicos?

Los agentes químicos son todo elemento -sustancia, compuesto químico, natural o sintético, etc.- que se integra en el ambiente, por lo que estamos expuestos a él. En la actualidad se utilizan más de cien mil sustancias químicas creadas en laboratorios, y de ellas un diez por ciento son de carácter tóxico, tanto para nuestra salud como para el medioambiente. Buena parte de estas sustancias constituyen el arsenal químico que en forma de productos guardamos en los armarios o en el fregadero de la cocina, y como consecuencia, la calidad del aire en el interior de nuestras viviendas se ve sometida a la contaminación generada por las sustancias que desprenden muchos productos de uso cotidiano.

 

¿Qué es la toxicidad?

El diccionario de la Real Academia Española define toxicidad como el "grado de efectividad de una sustancia tóxica". Se trata de un veneno con efecto tóxico que, en un ser vivo, puede ser perjudicial para uno o varios órganos. Las vías de penetración son la respiración (inhalando las sustancias químicas presentes en el aire), la ingestión por la alimentación y el contacto con la piel. La contaminación de los alimentos, por ejemplo, puede provenir directamente de los aditivos que se añaden a estos (colorantes, conservantes, etc.).

 

¿Qué son los disruptores endocrinos o alteradores hormonales?

Son una serie de productos químicos que están presentes en innumerables bienes de consumo que constituyen nuestra vida cotidiana. Muchos de los productos que nos rodean, que usamos, que respiramos o que nos aplicamos pueden alterar el sistema hormonal y provocar efectos adversos para la salud. Están en forma de electrodomésticos, jabones, tejidos, pinturas, juguetes y demás, en nuestras casas, lugares de trabajo, hospitales y escuelas.

Los disruptores endocrinos son tan omnipresentes y al mismo tiempo tan invisibles que estamos expuestos ya sea por vía digestiva, a través de elementos contaminados; por vía respiratoria, por la inhalación de contaminantes en el ambiente; a través de la piel, por la utilización de cosméticos o determinada ropa; incluso por vía endovenosa, durante la práctica sanitaria y tratamientos hospitalarios. La exposición es tal que nuestra salud puede verse perjudicada, tanto que los científicos los vinculan con diferentes cánceres, problemas de fertilidad, diabetes, obesidad, etc.

A modo de conclusión, los disruptores endocrinos tienen unas propiedades muy singulares: pueden imitar nuestras hormonas, bloquear su funcionamiento o alterarlas; es decir, son capaces de modificar el equilibrio hormonal del organismo, tanto en individuos como en animales, provocando la interrupción de algunos procesos fisiológicos controlados por las hormonas, como el crecimiento, el desarrollo sexual, la infertilidad e incluso el cambio de sexo en animales, etc.

 

Planteadas estas definiciones, ya tenemos una base, nuestro primer escalón, para comenzar a recorrer el universo de los agentes químicos que nos rodean y nos intoxican, ser conscientes de estos y poder evitarlos al máximo en nuestra cotidianeidad. 

Comparte  
Tu sí que puedes
Alimentación , Salud y hábitos
Paisaje del mediterráneo. Pueblo en colina al lado del mar
02-04-2014

Dieta mediterránea para mantener la mente joven

Podría retrasar la aparición de la demencia senil y el Alzheimer.
Leer más
Prensa y noticias
Alimentación , Salud y hábitos
Esquema de dieta saludable elaborado por Harvard
03-04-2014

Harvard limita la leche en la dieta saludable

Los científicos de esta prestigiosa universidad recomiendan basar la alimentación en cereales integrales, proteínas saludables, verduras y frutas.
Leer más
Prensa y noticias
Alimentación , Salud y hábitos
Tarta de frutos del bosque
03-04-2014

Endulza tu vida ¡sin azúcar!

Los azúcares industriales y refinados son perjudiciales para la salud, pero no es necesario renunciar al sabor dulce en la dieta.
Leer más
Tu sí que puedes