Psicología y emociones
13-04-2014

Mejora tu autoestima

Mujer con los brazos alzados hacia el cielo

La autoestima consiste en valorarnos a nosotros mismos, nuestra visión del mundo y nuestras creencias sobre quiénes somos y qué podemos llegar a hacer. Muchas veces, nuestra autoestima no coincide con la opinión que los demás tienen de nosotros.

Curiosamente, no tiene nada que ver con nuestro talento o nuestras capacidades. Una persona muy inteligente y capaz puede tener la autoestima muy baja, mientras que otra con dificultades para resolver sus problemas puede tener un nivel alto de autoestima.

En el primer caso, la persona inteligente podría pensar: "Mañana tengo que dar un discurso y me tiemblan las piernas de sólo pensarlo. No lo voy a hacer bien". Sin embargo, sabe hacerlo y está preparado para ofrecer una conferencia excelente. La otra persona puede que esté decidida a hacerlo y se sienta más segura ante el reto, aunque tenga menos talento que la primera. Es evidente que la falta de autoestima puede influir en el comportamiento de una persona, y también, a la larga, en sus logros en la vida.

 

Los motivos de la falta de autoestima

Existen métodos para mejorar la autoestima, aunque a veces tengamos la sensación de que es muy difícil. Hay diversos motivos por los que podemos tener una autoestima baja. Las experiencias vitales o los errores del pasado pueden hacer que tengamos un mal concepto de nosotros mismos.

Los pensamientos positivos pueden mejorar nuestra confianza en nosotras mismas, al igual que nuestra autoestima. En lugar de decirnos cosas como "No soy lo bastante buena" o "Soy una fracasada", podemos empezar a ver el mundo de otro color diciéndonos "Puedo solucionar este problema" o "Tendré más confianza si pienso en mí misma en términos positivos". Al principio puede resultar difícil cambiar los hábitos de pensamiento, ya que se han convertido en una costumbre, pero poco a poco, si hacemos el esfuerzo de detectarlos cuando aparecen, podremos sustituirlos por ideas más positivas, lo cual influirá en nuestra autoestima.

La autoestima puede variar dependiendo de la situación en la que nos encontremos. Algunas personas se sienten más seguras cuando están con sus amigos, y en cambio su autoestima baja cuando se encuentran entre desconocidos. Hay quien se siente completamente confiado en el trabajo pero le tiemblan las piernas en las reuniones sociales.

Todos somos diferentes. Algunos somos positivos por naturaleza y sabemos mantenernos fuertes ante las adversidades, y en cambio hay otras personas que tienen dificultades para conseguirlo. También hay quien sabe mostrarse alegre y optimista, pero interiormente sufre una gran falta de autoestima y se pasa la vida dudando de sí mismo.

No podemos conseguir todos nuestros propósitos en un solo día, pero sí que podemos dar el primer paso para mejorar nuestros sentimientos hacia nosotras mismas. Si nuestra falta de autoestima nos ha llevado a padecer algún tipo de trastorno (como por ejemplo abusar del tabaco o comer demasiado a causa de la ansiedad), podemos buscar ayuda. También es importante hacer cambios en nuestra rutina diaria, intentando llevar una vida más sana. Todos los problemas emocionales mejoran haciendo ejercicio durante media hora al día y siguiendo una dieta saludable. Dormir bien también es importante para que tanto el cuerpo como la mente funcionen correctamente.

 

El miedo a los desconocidos

Un síntoma habitual de baja autoestima es tener miedo a las reuniones sociales o a hablar con desconocidos. Esta falta de confianza sólo puede resolverse a base de práctica. Cuando la idea de asistir a una reunión o a una entrevista nos produce ansiedad, es importante hacer caso de esa emoción y intentar ignorarla. Conocer nuestras debilidades y aceptarlas es el primer paso para superarlas.

Hasta las personas más seguras de sí mismas sienten debilidad en alguna ocasión. Estar nerviosa no tiene por qué ser malo. Los actores, artistas y las personas que trabajan en televisión pueden sentirse paralizados en algún momento debido a los nervios, pero en cuanto tienen que empezar a actuar y toman el control de la situación lo superan. Esto puede ocurrir en otros ámbitos, como el deporte o el trabajo, y la manera de enfrentarse a esos nervios es la preparación. Confiar en nuestros conocimientos o en la información de que disponemos nos ayuda a sentir que tenemos el control.

 

Trucos para mejorar la autoestima

  • No te critiques. Para sentirte bien, debes dejar de criticarte a ti misma. No lo hagas tampoco con los demás. Haz una lista de tus virtudes y cualidades y confía en ti.
  • No te quejes. Todo el mundo tiene problemas. La negatividad puede hacer que los demás se aparten de ti y que no seas capaz de ver la solución a tus dificultades.
  • Aprende a relajarte. Resérvate algo de tiempo para ti cada día. Pueden ser sólo unos minutos, pero es importante que estés tranquila. Practica alguna técnica de relajación.
  • Motívate. Date algún capricho de vez en cuando, sobre todo si tienes que enfrentarte a una situación complicada o si has resuelto un problema que te preocupaba mucho. No tiene por qué ser algo caro, sino simplemente algo que te produzca placer y no suelas hacer a menudo.
  • Felicítate. Cuando hayas conseguido algo que te ha costado esfuerzo, cuéntaselo a algún amigo. No tienes por qué ser tú siempre la que te felicite, busca el reconocimiento de los demás.
  • Aprende a canalizar el estrés positivamente. Cuando estás nerviosa, la adrenalina se dispara en tu organismo haciendo que estés más concentrada y alerta. Esta energía puede usarse positivamente, ayudándote por ejemplo a ser más comunicativa y entusiasta, o a terminar una tarea con más ganas.
  • Aprende a ser asertiva. Defiende tus opiniones y no te sientas presionada por los demás.

 

La autoestima se consigue paso a paso

Es muy difícil hacer crecer la autoestima rápidamente. Sin embargo, podemos conseguirlo haciendo pequeños esfuerzos cada día. Intenta ser consciente de tus sentimientos. ¿Tienes un buen concepto de ti misma? Si tu diálogo interno es negativo y los pensamientos que invaden tu mente no dejan de cuestionar tu valía, reflexiona sobre ello e intenta describir exactamente tus aspectos positivos. También es importante detectar en qué momentos suelen aparecer estas críticas internas y cuándo nos sentimos más optimistas, potenciando estas últimas. Si, por ejemplo, sientes que cuando haces ejercicio tu estado de ánimo es más positivo, hazlo más a menudo. Si, en cambio, hay ciertas personas que te hacen entrar en un diálogo interno negativo, procura evitar estar con ellas.

Comparte  
Tu sí que puedes
Psicología y emociones , Salud y hábitos
27-08-2014

La felicidad rejuvenece

Entrevista a Rafael Santandreu, psicólogo y divulgador que reparte su trabajo entre la psicoterapia con pacientes, su gran pasión, y la divulgación a través de libro y programas de televisión.
Leer más
Entrevistas
Psicología y emociones
09-02-2015

Vive con pasión y ofrece lo mejor de ti misma

Estamos en este mundo para mejorar como personas, venimos aquí para aprender y para dar lo mejor de nosotras mismas. El objetivo de nuestra vida es conseguir la claridad de la mente y la bondad del corazón. Es una certeza que para ser felices no tenemos que mirar hacia fuera, sino hacia dentro.
Leer más
Tu sí que puedes
Psicología y emociones
11-02-2015

Vive con pasión

Lo que realmente nos llena es conectar con la ambición de desarrollar nuestro don, para vivir con pasión en la buena dirección.
Leer más
Come para ser mejor